Envatech :: Mamparas de oficina, divisorias y tabiques móviles
FR | EN | ES

Diseño de espacios coworking: importancia de diseñar espacios de inspiración y co-creación

Si el diseño es clave para la generación de entornos de trabajo, en el ‘coworking’ es imprescindible. El ‘coworking’ debe fomentar la interacción, la colaboración, el intercambio de opiniones y experiencias. El uso frecuente de paneles móviles, mamparas separadoras y otras soluciones imaginativas para dividir el espacio responde precisamente a esa necesidad. Junto al concepto abierto, el diseño de espacios de ‘coworking’ destaca por su creatividad.El objetivo es crear entornos cómodos, en los que el profesional se sienta a gusto, mejorando su rendimiento y su productividad.

Los espacios de ‘coworking’ responden al nuevo concepto de trabajo colaborativo, entendiendo que la relación entre profesionales de ámbitos diferentes crea un valor añadido, que mejora la productividad y rendimiento individual. El ‘coworking’ se basa en el intercambio de experiencias y conocimientos, con perspectivas procedentes de categorías profesionales muy diversas. Entonces, ¿por qué poner barreras arquitectónicas que impidan la comunicación cuando podemos construir un espacio de trabajo eficaz mediante paneles o mamparas de oficina? ¿Por qué no contar dentro de la oficina con espacios destinados a las relaciones sociales, dando importancia también al ocio, la relajación y la desconexión mental dentro de una jornada de trabajo?

El ‘coworking’ nació a finales del siglo XX, con nuevos espacios de trabajo como el C-Base de Berlín, fundado en 1995 o 42 West 24, en Nueva York. Bernie DeKoven fue pionero en usar este término en 1999 para referirse al trabajo colaborativo realizado a través de ordenadores. En Europa, el primer entorno de trabajo compartido fue el Schraubenfabrik de Viena, que abrió sus puertas en 2002 o el ‘Hub’ de Londres, el inicio de una red que actualmente cuenta con más de 40 espacios de ‘coworking’ distribuidos por los cinco continentes.

Diseño de espacios de ‘coworking’

A la hora de hablar de las reglas básicas para el diseño de los espacios de ‘coworking’ lo primero que hay que decir es, precisamente, que no hay reglas. En estos entornos de trabajo destaca, por encima de todo, la originalidad y la innovación, como herramientas para estimular la creatividad y la inspiración. Si algo tienen en común estos espacios de coworking es, sin duda, la fluidez, reflejando los valores de esta nueva filosofía de trabajo. Las paredes desaparecen o son sustituidas por mamparas separadoras de cristal o elementos divisorios que fomenten la fluidez espacial, tanto desde el punto de vista físico -espacios comunicados y luz fluida- como social, animando a la comunicación entre sus ocupantes.

No obstante, la privacidad también es importante dentro de un espacio de ‘coworking’. El diseño de este entorno de trabajo debe ser lo suficientemente flexible para ofrecer puestos de trabajo individuales para los profesionales, con las condiciones de intimidad necesarias para favorecer la concentración durante el trabajo pero sin aislarlos completamente, junto a zonas para reuniones de trabajo o encuentros puntuales y otras de carácter más social, como las áreas de descanso y ocio. También es importante contar con un área destinada al almacenaje. El uso de tabiques móviles, mamparas de oficina o paneles japoneses es un recurso habitual para conseguir esta división flexible del espacio, adaptándose a las necesidades de cada momento.

Teniendo en cuenta esta premisa fundamental, tenemos varias opciones para crear un espacio de ‘coworking’. El punto de partida más habitual es un gran espacio diáfano, en el que debemos crear distintas zonas o ambientes de trabajo comunicadas. Las zonas sociales, como la cafetería o el área de descanso, tienen la misma importancia que las destinadas al trabajo productivo. Según los expertos, es precisamente en estas zonas donde se consigue incentivar más fácilmente las relaciones sociales y contactos de calidad entre los profesionales.

En cuanto a la distribución, entre las fórmulas más habituales está la de ubicar los puestos de trabajo en el espacio central, ubicando el resto de zonas a su alrededor, o distribuir estos puestos individuales alrededor del perímetro, reservando el centro para las zonas de trabajo en equipo. Debemos tener en cuenta que los profesionales que frecuentan un espacio de ‘coworking’ trabajan en proyectos y empresas diferentes, por lo que estos espacios deben contar con mamparas separadoras u otros elementos divisorios, que permitan contar con la privacidad necesaria para mantener encuentros de trabajo, reuniones creativas o conversaciones más informales, pero no por ello menos importantes. Además, las zonas sociales deben estar situadas cerca de los puestos de trabajo, para fomentar la relación entre los usuarios del ‘coworking’.

Mamparas de oficina para espacios flexibles

La arquitectura y el diseño actual ofrecen diversas fórmulas para crear estos diferentes ambientes con las condiciones necesarias para un espacio de ‘coworking’: puertas correderas, tabiques móviles, mamparas de oficina, biombos separadores, paneles, etc. Entre ellos, destacan los elementos divisorios de cristal, por ofrecer un acertado equilibrio entre privacidad y aislamiento acústico y comunicación visual. Si no queremos realizar obras, las mamparas separadoras son un excelente recurso para zonificar un espacio de ‘coworking’ de forma sencilla y al alcance de todos los presupuestos.

Las mamparas de oficina permiten contar con la flexibilidad necesaria en estos espacios. Una mampara de oficina conseguirá crear un espacio reservado en el que mantener reuniones o encuentros de carácter más privado, sin necesidad de recurrir a los tradicionales despachos. Estas mamparas separadoras también son muy apropiadas para el cerramiento de zonas de descanso o relajación. El empleo de mamparas de oficina o elementos divisorios permiten transformar el espacio fácilmente, abriendo estas zonas reservadas al resto del espacio cuando no las estemos usando.

Junto a las mamparas de oficina, también son habituales los paneles japoneses o biombos separadores, a la vez prácticos y estéticos. Incluso las estanterías y elementos de almacenaje se emplean para dividir el espacio. Las puertas correderas y tabiques móviles también son soluciones arquitectónicas de gran potencial para el diseño de estos entornos.

Como ves, el ‘coworking’ precisa de un espacio vivo, en constante evolución y en auge, tal como señala EjePrime, como las actividades que alberga y las relaciones de los profesionales que lo ocupan. Sin duda, un reto apasionante dentro del diseño de oficinas, para responder a una filosofía de trabajo diferente, que reivindica la importancia de entornos laborales basados en colaboración y la comunicación.