Envatech :: Mamparas de oficina, divisorias y tabiques móviles
FR | EN | ES

División de espacios: optimiza el espacio en tus oficinas

division-espacios-en-oficinas

La optimización de espacios es un factor clave a la hora de decidir el diseño de tu espacio de trabajo. Las nuevas tendencias de arquitectura, diseño y decoración apuestan por espacios diáfanos, en los que la división de espacios se consigue a través de elementos del mobiliario u otros elementos móviles, como mamparas divisorias de oficinas, tabiques móviles o biombos para oficina. También deberán tenerse en cuenta aspectos como la iluminación o el diseño del mobiliario, con especial atención a los sistemas de almacenaje.

Las oficinas de pequeñas dimensiones no tienen por qué renunciar a este concepto abierto. Conociendo las bases del diseño y la división de espacios, podemos conseguir un lugar de trabajo adaptado a nuestras necesidades. El objetivo es maximizar el espacio del que disponemos, aplicando conceptos básicos del diseño y la decoración de interiores para conseguir una distribución óptima.

División de oficinas y funcionalidad

Cada espacio de nuestra oficina debe adaptarse a sus funciones. Antes de comenzar cualquier proyecto de divisiones de oficinas, deben establecerse claramente las zonas a diferenciar teniendo en cuenta las tareas que van a realizarse en cada una. El mobiliario y los elementos de decoración deben adaptarse a esta funcionalidad y cumplir con las condiciones necesarias para un rendimiento adecuado en el desempeño de estas tareas.

La iluminación es una de las claves para conseguir esta optimización de espacios, además de funcionar como elemento conector entre los diferentes ambientes que puede contener nuestra oficina. Aprovechar al máximo la luz natural es un buen punto de partida para cualquier proyecto de división de espacios. Este tipo de luz aporta calidez al ambiente y, en el caso de espacios más pequeños, nos ayudará a conseguir una sensación de mayor amplitud. Un uso inteligente de elementos de iluminación auxiliar puede ayudarnos a diferenciar ambientes dentro de un mismo espacio.

Productividad y división de espacios

Las últimas tendencias en diseño apuestan claramente por la creación de ambientes diferenciados dentro del espacio de trabajo mediante divisiones de oficina. Más allá del diseño, existen estudios que relacionan un entorno laboral adecuado con un incremento del rendimiento. Uno de los más conocidos es el realizado por la Universidad de Warwick (Reino Unido), en el que se observa que aquellos empleados que mantienen una relación satisfactoria con su puesto de trabajo incrementan su productividad hasta en un 12%.

Teniendo en cuenta su funcionalidad, podemos definir tres espacios generales dentro de cualquier oficina: el espacio de trabajo -generalmente diseñado con los escritorios como piezas centrales-, los espacios para reuniones y las zonas de descanso. En vez de contar con habitaciones diferentes para cada uno de ellos, el diseño actual apuesta por grandes espacios abiertos, en los que la creación de distintos ambientes y la división de espacios se realiza a través de elementos como la iluminación, la decoración y el mobiliario así como con elementos tales como mamparas divisorias de oficina, tabiques móviles o biombos para oficina.

¿Qué tipo de distribución permite una mejor división de espacios? Como en cualquier proyecto de interiorismo, la distribución óptima será la que mejor se adapte a nuestras necesidades específicas.

Distribuciones a medida

Actualmente, la imagen de las oficinas tradicionales, en las que cada empleado permanecía aislado en su pequeño cubículo, está desapareciendo. Cada vez más, las compañías optan por espacios diáfanos, que fomenten una comunicación fluida y una colaboración activa y dinámica entre todos los miembros que componen el equipo de trabajo.  Como consecuencia, las paredes dejan paso a soluciones para la división de espacios como los tabiques móviles, las mamparas divisorias de oficina o los biombos de oficina.

Las dos distribuciones de espacios de trabajo más habituales son la distribución en línea y la distribución en L. Optar por una u otra dependerá de las dimensiones y forma de la estancia, así como de nuestras preferencias. En el caso de espacios alargados o estrechos, lo más recomendable es la distribución en línea. Disponer el área de trabajo frente a una pared o, mejor aún, de una ventana o cristalera facilita la concentración. También constituye la solución de división de espacios más eficiente cuando hablamos de oficinas de dimensiones reducidas. Otra opción es colocar dos filas de escritorios, una frente a otro, permitiendo una comunicación ágil y cómoda entre diferentes puesto de trabajo, siguiendo las premisas del trabajo colaborativo.

La distribución en L precisa de unas dimensiones algo mayores que la distribución en línea y resulta óptima para estancias cuadradas. Otra variante es la distribución en T, que permite contar con dos zonas de escritorio separadas. Generalmente, una está orientada hacia la pared o la ventana para favorecer la concentración durante el trabajo, mientras que la pieza central del escritorio facilita la comunicación y el trabajo en equipo entre los empleados de modo que, las divisiones de oficina ofrecen un sinfín de posibilidades.

La zona de reuniones es otro de los espacios clave en cualquier oficina de la actualidad. Estos espacios deben estar diseñados para favorecer y facilitar la comunicación y la interacción entre sus ocupantes. Las mamparas divisorias de oficinas son una buena solución para diferenciar estas áreas destinadas a reuniones de trabajo. Estas mamparas permiten dividir fácilmente el espacio, sin necesidad de obras estructurales, por lo que sus dimensiones pueden ampliarse o reducirse fácilmente.

En el caso de oficinas de menores dimensiones, también podemos optar por elementos móviles, como biombos de oficina o tabiques móviles, que permiten realizar una división de espacios adaptada a cada momento. Así, cuando esta zona está desocupada puede permanecer totalmente abierta e integrada en la zona de trabajo principal, mientras que cuando precisemos de una mayor privacidad, estos elementos móviles permiten crear un espacio adicional.

Zonas de descanso: un valor añadido

La inclusión dentro de nuestras oficinas de espacios dedicados al descanso o la relajación es una buena opción para conseguir mejorar la satisfacción de sus ocupantes. Las grandes empresas tecnológicas han sido pioneras en incorporar estos nuevos ambientes a los espacios de trabajo y actualmente muchas más compañías de sectores diversos se están sumando a esta tendencia de división de espacios.

Contar con un espacio reservado para el descanso y la desconexión dentro de la jornada laboral supone un importante valor añadido para cualquier oficina. El empleo de tabiques móviles resulta muy interesante a la hora de crear estos espacios de relajación. Los elementos móviles pueden ayudarnos a conseguir un espacio más acogedor cuando está ocupado, sin renunciar al concepto abierto del proyecto general.