Envatech :: Mamparas de oficina, divisorias y tabiques móviles
FR | EN | ES

Rumbo a los “Coworkings” especializados.

Si algo ha caracterizado al mercado inmobiliario corporativo en los últimos años ha sido la reducción de las paredes en muchos despachos, el auge de los espacios diáfanos y compartidos y las grandes mesas en las que llegan a sentarse departamentos enteros. Los coworkings y oficinas compartidas, que ofertaron sus servicios a terceros, se han erigido como solución. No obstante, pasado el auge inicial y ya asentados en el mercado, es momento de que se especialicen.

 

Así pues, es cada vez más frecuente ver como cada espacio de trabajo compartido adopta el ADN del cliente al que está orientado o, al menos, enfocarse al tipo de sector al que se dirija. De todas maneras, es importante recalcar que si un coworking comete el error de enfocarse demasiado un tipo de profesional o sector, inevitablemente se convertirá en un espacio de trabajo de la antigua usanza, perdiendo así la esencia por la que nació la tendencia de los espacios de trabajo compartidos. La clave será buscar el equilibrio entre ambos mundos, para no perder el principal beneficio que aportan estas soluciones, es decir, las redes de contactos, las relaciones intersectoriales y la mezcla de ideas.

“Lo que teníamos antes no era del todo bueno, con grandes divisorias, pequeños despachos y una nula comunicación. Pero tampoco es saludable que todos los empleados estén dentro de una gran sala” cuenta Gerard Rosell, responsable de la oficina técnica de Hermarta. “Quizás las empresas querían fomentar el trabajo en equipo y acabar con la idea arcaica de los rangos y jerarquías. Pero quien trabajan en una oficina grande sabe que hay momentos en los que uno necesita aislarse”. Es por esta razón por la que vuelven a coger fuerzas algunos espacios cerrados, en forma de cabina y normalmente con paredes de cristal, pensados para las reuniones y presentaciones, como QBOX by Nuklee. “Incluso están las que demandan un techo, para aislar mucho más el lugar y poder tener encuentros confidenciales, como nuestra opción QBOX de Envatech. Con QBOX es posible crear pequeñas cajas (de cristal o con paredes ciegas), totalmente adaptables al uso que se desee, sin renunciar a grandes espacios compartidos de trabajo pero con pequeños espacios independientes para reuniones o presentaciones” concluye Gerard Rosell.