Envatech :: Mamparas de oficina, divisorias y tabiques móviles
FR | EN | ES

La oficina soñada: espacios abiertos, creativos y conciliadores.

Para tener a una plantilla de trabajo contenta no basta con ofrecer unas oficinas bien ubicadas o un buen mobiliario, y es que un buen lugar de trabajo influye notoriamente en la productividad de los empleados. Según un varios estudios realizados, existe una gran cantidad de trabajadores que no cree que su espacio laboral le permita ser todo lo eficaz posible. Para una experiencia óptima ayuda una oficina ‘open space’, que fomente la creatividad como salas ‘brainstorming’, “coworkings” o instalaciones que ayuden a la conciliación, como consultas médicas o guarderías.

 

En general, pasamos gran parte de nuestro tiempo diario en la oficina y este espacio será determinante en la productividad y felicidad de los empleados. En el caso de las oficinas españolas se arrastran ciertos patrones que, quizá, en pleno siglo XXI deberían estar obsoletos y acaban siendo perjudiciales para los empleados en su día a día. Es el caso, por ejemplo, de la tendencia mundial de los ‘open space’ o espacios abiertos, cuando en España el porcentaje de estos espacios respecto al total de oficinas es tan sólo del 56%. Esto significa, además, una mayor concentración de empleados en el mismo espacio, 76 empleados de media por oficina en España frente a los 45 empleados por oficina de media a nivel mundial. Esto hace que una de las principales preocupaciones en cuanto al trabajo se refiere por parte de los empleados sea, precisamente, el espacio para poder trabajar con total eficacia. Según los estudios, los espacios de trabajo influyen de forma extraordinaria en el compromiso de los empleados, ya que aquellos que aseguran que su espacio laboral es muy eficaz para el desarrollo de su trabajo muestran un nivel de compromiso superior a la de quienes no lo consideran nada eficaz, con una diferencia de un 56% frente a un 16%.

Otro de los elementos muy valorado por los empleados de una oficina es la innovación, apartado donde todavía hay mucho recorrido de mejora por parte de las compañías españolas. En España, los trabajadores pasan dos tercios de su jornada laboral en su mesa de trabajo y más de la mitad de los empleados cambiarían su oficina por otra con mejores espacios secundarios e innovadores. ¿A qué espacios se refieren? Por ejemplo, aquellas salas más creativas como las destinadas al ‘brainstorming’, cuya presencia ahora está únicamente en el 28% de las oficinas españolas.

Más allá de la creatividad, los empleados también valoran muy positivamente aquellos puestos de trabajo que les permitan conciliar con la vida familiar o estancias destinadas a su salud. Es decir, poder disponer de salas de medicación o consultas médicas dentro de las propias oficinas, salas de meditación, gimnasio o instalaciones para niños, etc.

En el caso de las consultas médicas, por ejemplo, es algo donde todo trabajador saldría ganando ya que, de esta manera, las empresas podrían reducir considerablemente las ausencias en tiempo laboral de sus empleados por motivos médicos y, a su vez, los empleados podrían tener un servicio sanitario durante toda su jornada laboral. Estas consultas médicas son un beneficio que solo está resuelto, según el estatuto de trabajadores español, para oficinas con más de 200 empleados, algo que cada vez ocurre menos.

En conclusión, las oficinas españolas deberían incrementar el número de espacios que fomenten la concentración, así como otros innovadores y dedicados a la salud y el bienestar del empleado. Además, sería muy interesante también fomentar la movilidad de los trabajadores y promover el espíritu emprendedor de cada uno de ellos con zonas creativas y espacios que ofrezcan más libertad e inspiración.