Envatech :: Mamparas de oficina, divisorias y tabiques móviles
FR | EN | ES

¿Qué es una Smart Office y cuáles son sus ventajas?

oficinas coworking Mitre

La Smart Office supone para muchos la evolución natural de los entornos laborales tras la incorporación masiva de las nuevas tecnologías. La digitalización ha cambiado nuestra forma de trabajar y, por lo tanto, precisamos de nuevos espacios adaptados a esta nueva filosofía. La innovación y la comunicación son dos de las características fundamentales de estas nuevas oficinas inteligentes. Desde el punto de vista del diseño, las Smart Offices apuestan por espacios abiertos, que permiten una comunicación fluida entre los diversos departamentos, unidos a una separación de ambientes adaptable.

El trabajador se convierte en el principal capital de la empresa y en el centro alrededor del cual construir estas nuevas oficinas inteligentes. Uno de los aspectos más valorados por los empleados de estas nuevas compañías es la posibilidad de contar con distintos espacios, como zonas de descanso, zonas para reuniones privadas o coworking o zonas de ocio, también conocidas como play zones. La separación de ambientes ofrece un entorno óptimo para cada tarea de trabajo, desde una reunión por videoconferencia con delegaciones de otros países, hasta tomarse un pequeño descanso para recargar pilas en medio de la jornada laboral.

Separación de ambientes: nuevos espacios para el Smart Working

¿Cómo conseguir esta separación de ambientes? En la mayoría de los casos, crear una Smart Office no requiere de grandes inversiones ni reformas estructurales. La clave está en la innovación, la flexibilidad y un uso correcto de los elementos de diseño de los que disponemos. Lo ideal es apostar por una oficina abierta, con un diseño flexible. Las divisiones móviles son elementos comunes en estos espacios de trabajo, dotando a las instalaciones de una enorme capacidad de adaptación. El uso de tabiques móviles o mamparas separadoras es una solución óptima, tanto desde el punto de vista del diseño como desde el presupuesto.

Una Smart Office supone una combinación magistral de las posibilidades de las nuevas tecnologías con las nuevas tendencias de diseño de interiores, arquitectura y decoración. La separación de ambientes permite aprovechar al máximo el espacio del que disponemos, construyendo un entorno flexible mediante divisiones móviles, como mamparas separadoras o tabiques móviles. Además, el mercado actual ofrece una amplia gama de materiales y acabados entre los que elegir los que mejor se adapte a nuestro proyecto.

Estas divisiones móviles permiten fragmentar el espacio según nuestras necesidades de cada momento, evitando grandes obras. Por ejemplo, las mamparas separadoras pueden crear fácilmente un espacio privado para mantener una reunión que puede abrirse de nuevo al resto de la oficina cuando esta haya concluido. Los tabiques móviles también son una solución eficaz para crear zonas de descanso o de ocio, ideales para comunicaciones más distendidas y relajadas.

El resultado final es un entorno perfecto para el coworking, una nueva forma de entender el trabajo y las relaciones entre los empleados en el que prima la comunicación. Los departamentos dejan de estar aislados entre sí y se convierten en espacios conectados, capaces de permitir una relación más ágil y fluida entre todos los integrantes de la compañía. Así, los muros y paredes divisorias desaparecen para dar paso a espacios amplios y abiertos. El cristal y otros materiales transparentes o translúcidos cobran protagonismo, potenciando ese concepto abierto, así como las divisiones móviles, flexibles y adaptables. Los materiales arquitectónicos se convierten en un elemento más de esta nueva filosofía del Smart Working, construyendo un entorno perfecto para la comunicación, la cooperación y la creatividad. Un espacio de trabajo en el que los empleados se sientan cómodos y puedan desarrollar al máximo todas sus capacidades, contribuyendo a la buena marcha del negocio a nivel global.

Ventajas y beneficios de una Smart Office

Entre las principales ventajas que ofrecen estos nuevos entornos de trabajo inteligente, destaca el incremento de la productividad y el rendimiento laboral. Las Smart Office aumentan el bienestar y la motivación de los empleados, así como su implicación con la compañía. Por supuesto, la comunicación es otro de los elementos centrales de toda Smart Office. Estas oficinas siguen un concepto abierto, creando diferentes ambientes que se mantienen interconectados para facilitar una comunicación fluida entre los empleados. El empleo de elementos flexibles, como divisiones móviles, mamparas separadoras o tabiques móviles, aporta una gran versatilidad a estos espacios según las necesidades de cada momento.

Las oficinas inteligentes permiten aprovechar el enorme potencial de las nuevas tecnologías dentro del entorno laboral. La revolución digital ha impulsado nuevas formas de trabajo, con canales de comunicación propios. Por ejemplo, las videoconferencias se han generalizado como una forma de comunicación precisa e inmediata, sin los costes asociados a una reunión presencial. Las nuevas tecnologías permiten a las compañías estar conectadas a nivel internacional, abriendo las puertas a nuevas posibilidades de negocio. La separación de ambientes de estas nuevas oficinas fomenta la creatividad y la cooperación, creando nuevos espacios de reunión y coworking.

Otro de las señas de identidad de una Smart Office es la optimización de recursos. Todos los empleados de la empresa comparten los diferentes espacios, que pueden cambiar su funcionalidad para adaptarse a la agenda de cada jornada. La separación de ambientes permite la creación inmediata de espacios de trabajo compartidos, conocidos como coworking spaces, concebidos como puntos de encuentro para el intercambio de ideas y opiniones, abiertos al debate y la colaboración.

Además, está comprobado que apostar por una oficina inteligente refuerza la imagen corporativa y la motivación de los empleados. La separación de ambientes, creando zonas específicas para el ocio o el descanso, son aspectos muy valorados por los empleados, tanto desde el punto de vista de la plantilla actual como de nuevas contrataciones. Una Smart Office representa una excepcional tarjeta de presentación de nuestra empresa y constituye uno de los principales elementos de nuestra imagen de marca.

Finalmente, no podemos olvidar que una Smart Office también supone una apuesta por la sostenibilidad. Estos nuevos entornos laborales siguen las premisas de la edificación sostenible, entre las que destaca el ahorro energético. La incorporación de la domótica y equipos de bajo consumo energético (iluminación, climatización, refrigeración, etc.) y las divisiones móviles permiten construir espacios interconectados con un mínimo consumo energético e impacto medioambiental.

Descubre consejos para que tu oficina sea una smart office en el Observatorio de RRHH.