Envatech :: Mamparas de oficina, divisorias y tabiques móviles
FR | EN | ES

Separadores de ambientes en oficinas: cómo distribuir el espacio

Sala de reuniones innovadora

La organización y distribución ordenada y cómoda del espacio de una oficina contribuye en gran parte a conseguir un buen ambiente de trabajo. No en vano, la distribución del espacio y una separación de ambientes adecuada mejora la eficiencia laboral al proporcionar a nuestros trabajadores un espacio suficiente, amplio, cómodo y apto para el desarrollo de sus actividades.

Además, las actuales tendencias en decoración, estética y distribución de espacios están prestando mucha atención a una adecuada separación de ambientes en un mismo lugar de trabajo. Y es que aunque una oficina sea un entorno laboral, los empleados trabajan mejor si tienen ciertos servicios impensables hace unos años atrás como una guardería, una sala de descanso al lado de las mesas de trabajo, despachos comunes, sala de masaje y ocio, etcétera.

¿Por qué es importante la separación de ambientes en las áreas de trabajo?

Para entender la importancia de la separación de ambientes, primero vamos a hablar de la distribución de espacios. Una correcta distribución del lugar de trabajo busca mejorar el incremento de las actividades desarrolladas en la oficina mediante el aporte de todo lo necesario (instalaciones, decoración, muebles, mesas y mobiliario, entre otras cosas) para que tanto empleados, directivos como clientes, visitas y familia puedan disfrutar de un entorno que sea lo más cómodo posible.

En otras palabras, la distribución del espacio y la separación de ambientes en las oficinas busca una mayor comodidad, flexibilidad, funcionalidad y comunicación de los trabajadores para que estos se encuentren cómodos y rindan lo mejor posible.

Pero hay que tener en cuenta que la distribución de espacios no es solo un cambio y reestructuración de muebles, espacios, habitaciones y puestos de trabajo, sino también la modificación de la estructura de la organización, la mejora de cambios en la forma de hacer las cosas, y el establecimiento de nuevos objetivos y programas como un aumento del rendimiento, o la optimización del lugar.

Piensa en todas las ventajas que se consiguen con sólo establecer bien el espacio y todo lo que ello conlleva:

  • Aumento de la seguridad de los trabajadores al poner orden en el entorno laboral
  • Aumento de la producción
  • Disminución de tareas sin realizar ya que se incrementa el rendimiento general
  • Mejores accesos y circulación al establecerse un uso efectivo del espacio disponible en cada habitación, de esta forma, los trabajadores recorren menos distancias, pierden menos tiempo y están mejor comunicados entre ellos.

La pregunta es la siguiente; ¿cómo conseguimos separadores de ambientes adecuados a nuestra oficina? Para poder responder a esta cuestión, lo primero es conocer y entender el uso de diferentes separadores de ambientes para distribuir el espacio. Por ello, a continuación vamos a explicar las distintas clases de separaciones oficina que existen y cuáles son las que mejor se adaptan a cada espacio.

Separación de ambientes; ¿cuántas formas de división existen?

Para dividir primero necesitamos saber cuál es el espacio total disponible, para ello, podremos utilizar un mapa, una aplicación informática o una maqueta que nos informe del espacio que ocupa cada área de trabajo, el mobiliario disponible, los ordenadores, mesas y pasillos con el fin de examinar la distribución actual y proponer una asignación del espacio diferente.

La separación de ambientes se puede hacer de varias formas, mediante una integración global, una división modular o flexible de determinadas estancias, una fija (la que incluye elementos que no se pueden quitar como tabiques fijos), o bien una mezcla de las anteriores.

Para hacerlo posible es necesario recurrir a elementos divisorios como tabiques, mamparas, falsos techos, suelos técnicos y particiones.

La división general tiene en cuenta el conjunto y piensa en los lugares básicos como la recepción, las salas de reuniones, los lugares de ocio y los lugares comunes donde trabajan la mayoría de los empleados. Un ejemplo sería aquellas oficinas que necesitan una reestructuración general y recurren a esta fórmula para cambiar todo, desde donde van colocadas las mesas, hasta el cambio y renovación de la recepción y los baños.

La separación de ambientes fija es aquella en la que se recurre al uso de elementos divisores como tabiques o paredes, pero que van a quedar ubicados de forma definitiva. Es decir, la distribución final es fija y no se puede cambiar. Esta opción es poco recomendable ya que los cambios son definitivos y debemos estar seguros de que la distribución final es la mejor, por ello, es recomendable para estancias pequeñas y medianas que tienen poco margen de mejora.

En cambio, para lugares grandes y amplios lo mejor es optar por la división flexible o modular, o bien una mezcla de la fija y la modular para tener opciones de cambio en el futuro. En todo caso, la división modular aprovecha todas las ventajas que ofrece la flexibilidad y además, se puede adaptar a las futuras necesidades de los trabajadores, los muebles se pueden reubicar cuando queramos y podemos

Una vez sabemos el espacio disponible es hora de dividirlo. Pero para ello debemos tener en cuenta los siguientes factores; la seguridad, la imagen y marca de la empresa, la luz, y el acceso a lugares básicos como las salas de reuniones y el espacio de descanso y ocio.

Repartir bien el acceso a los lugares básicos es la primera norma para conseguir una distribución homogénea del lugar y aprovechar todas las ventajas que ofrece una correcta separación de ambientes.

Para conseguir una distribución operativa, segura, cómoda para los trabajadores y acorde al estilo y valores de nuestra empresa debemos tener los siguientes aspectos: flexibilidad, el conjunto en su global, seguridad y circulación mínima entre los pasillos y lugares comunes.

Una vez tenemos en cuenta todos estos factores es hora de dividir el lugar y establecer unos parámetros básicos según la importancia de la habitación o estancia que queremos dividir.

Por ejemplo, las separaciones oficina de lugares estratégicos como las salas de reuniones deben estar diseñadas en una zona central y de fácil acceso desde cualquier lugar de la oficina. Asimismo, es necesario pensar en todos los elementos, mobiliario y adornos que acompañan una sala de reuniones.

De esta forma, es ideal colocar la mesa cerca de una zona con luz como las ventanas para mejorar la sensación de calidez y comodidad al ambiente. Para mejorar el lugar se puede acompañar la luz con colores que potencien la luminosidad general.

Si quieres saber más acerca sobre cómo distribuir el mobiliario en la oficina si es compartida, en Nested tienes algunas de las claves más importantes.